martes, 20 de junio de 2017

La fotografía Macro

Tutorial de fotografía macro
Olympus Pen-f  M.Zuiko 60 macro F(3.5  1/1250  Iso 200

La fotografía macro, también conocida como fotografía de aproximación, es la captura de sujetos cuyo tamaño esta entre 1 y 10 veces el tamaño del sensor de la cámara, aunque dicho en modo coloquial, sería la captura de aquellos sujetos cuyo tamaño no supere la palma de nuestra mano.

Nikon D300s Nikon 105 macro f/13  1/60 Iso 320
Se trata de una modalidad muy atractiva para los fotógrafos, por la cantidad de detalles que podemos conseguir de las plantas, insectos, objetos, etc…que no son visibles en muchas ocasiones por el ojo humano.
Nilon D300s  Nikon 105 macro f/18  1/80  Iso 400
Lo más aconsejable para poder en práctica esta modalidad, es la adquisición de un objetivo “macro” cuya aproximación al objeto o animal, nos ayudaran a llenar el encuadre, aunque para iniciarse en ella, también te puedes aprovechar de cualquier objetivo Zoom que dispongas o de los objetivos fijos “luminosos”, colocando entre este y la cámara, un duplicador o un anillo de extensión.

Olympus 40-150 f2.8 Pro
Nikon 105 f2.8 macro











También nos podemos ayudar de “lentes de aproximación”, que se colocan en la frontal del objetivo, son baratas, no pesan, no es necesario desmontar el objetivo para su uso, tienen un peso despreciable y un precio razonable, manteniendo en todo momento los automatismos de la propia cámara aunque si no son de calidad, suelen producir bastantes aberraciones cromáticas. Viene a ser como colocarle una lupa de aumento al propio objetivo.

Lente de aproximación para objetivo
Efecto “lupa”




Otros elementos utilizados son los Anillos de inversión, cuya función es colocar el objetivo al revés, de tal manera que la parte frontal queda sujeta a la propia cámara. Con ello perdemos todos los automatismos  propios de la cámara, tendiendo que utilizar objetivos que se pueda diafragmar de forma manual. Cuanto más angular es el objetivo utilizado, mayor aumento conseguimos y esto es porque un objetivo angular está preparado para que algo muy grande (un paisaje por ejemplo) se comprima al tamaño de nuestro sensor con lo que, al utilizarlo al revés, cualquier elemento situado en el frontal, se amplía al llegar al sensor.
Anillo inversor

Para fotografías todavía más extremas o que queramos aumentar entre 5 y 10 autos el elemento a fotografiar, podemos encontrar los fuelles, que colocados entre la cámara y el objetivo, permitiendo separar la distancia entre ambos. En contra, son caros, delicados, pesados y muy difícil de utilizar fuera de estudio y más con insectos vivos.

Fuelle macrofotografia
Colocación del fuelle entre el cuerpo de la cámara y el objetivo

Volviendo otra vez a los objetivos específicos de la modalidad (objetivos macro), por la facilidad de uso, cabe reseñar que, cuanto más larga sea la focal, nos permitirá acercarnos menos al sujeto, asi por ejemplo, las focales entre 30mm y 60 mm son ideales para plantas y sujetos inertes, mientras que focales entre 150mm y 200mm nos permitirán capturar sujetos vivos, al mantener una distancia de seguridad con estos, que evita que se asusten, además de que capturan menos proporción de fondo, lo que nos ayudara a evitar fondos que nos distraigan. En contra, tenemos que los precios son mucho más elevados y su peso, se nota al final de una jornada fotográfica, incluso para cargarlo de diario en la mochila. Entre los más angulares y estos últimos, podemos adquirir objetivos con focales entre 90 y 105mm que cumplen con las expectativas de la mayoría de los fotógrafos, con un peso y un precio contenido.

Con estos objetivos, podemos combinarlos con lentes de aproximación y con anillo de extensión para conseguir mayor ampliación.

Fotografía sacada de un articulo: De la pagina Ojodigital

Cómo todo lo que brilla no es oro, con estas aproximaciones, la profundidad de campo es mínima o sea que, la zona nítida por delante y por detrás del punto de enfoque, disminuye cuanto más abierto es el diafragma (aquí también intervienen otros factores como el tamaño del sensor, que cuanto más pequeño es, mas zona de nitidez disponemos para un mismo diafragma).
Asi,  cuando trabajamos en el “campo”  nos encontramos con adversidades como el viento, el enemigo número 1 de los macrofotógrafos, ya que cualquier mínimo movimiento se magnifica, lo que nos obliga a disparar a velocidades elevadas, teniendo que abrir diafragma para compensar la exposición y sin hacer un uso del Iso con valores elevados, para evitar el “ruido” causado al aumentar la sensibilidad de los sensores. Incluso el movimiento de nuestro pulso, jugará en nuestra contra, con lo que es aconsejable utilizar trípodes o saquitos de arena  (la mayoría de sujetos esta a ras de suelo), que nos ayudaran a estabilizar la cámara, no estando de mas el hacer uso de un cable disparador o control remoto para evitar las vibraciones al pulsar el disparador. El uso de pinzas específicas para sujetar sin dañar, sobre todo la flor o la rama sobre la que esta posado, nos ayudará a conseguir mejores resultados.


También nos podemos ayudar de flashes para conseguir compensar las zonas de sombras ya que la luz natural no siempre es la más apropiada o congelar la imagen. También podemos apoyarnos de reflectores para aclarar sombras o difusores para suavizar la luz.

Esquema de luz con flashes y sujeción del sujeto mediante una pinza para evitar su movimiento
Dejando aparte los elementos técnicos nombrados hasta ahora, hemos de “cuidar la composición” como en cualquier modalidad fotográfica. Elegido el sujeto a fotografiar, tenemos que mirar que el fondo sea el adecuado, para resaltarlo, al igual como si nos interesa que nos salga todo nítido, buscar el paralelismo con el sensor, asi por ejemplo si queremos que dos flores nos salgan nítidas, buscaremos un punto de disparo donde la distancia entre el sensor y cada una de ellas sea el mismo o si queremos que una libélula nos salga enfocada en su totalidad, buscaremos el ángulo donde, tanto la parte frontal como la trasera estén a la misma distancia del sensor.
Olympus OM-D E-M5 MkII M.Zuiko 60 macro f/2.8  1/125  Iso 1600

Olympus Pen-f  M.Zuiko 60 macro f/6.3  1/400  Iso 200

Parámetros de cámara: suelo observar que algunos fotógrafos, utilizan el enfoque continuo unido a la ráfaga, para garantizarse el resultado, pero ello conlleva que te vayas a casa con la tarjeta llena y con la “pereza” de tener que revisar cientos de imágenes. Yo soy más partidario de aprovechar de que se puede modificar el punto de enfoque, para situarlo en la parte donde esta el sujeto a fotografiar, y apretando el disparador hasta la mitad, detener este enfoque o bien enfocar de forma manual y “balancearme” haciendo el mismo movimiento que el sujeto, para disparar en el momento que observo que esta nítido.
Mis parámetros: utilizo preferentemente el modo manual para fijar la velocidad, diafragma e iso adecuados a la luz existen, aunque en ocasiones, si esta es muy cambiante, también utilizo la prioridad a la velocidad fijándola en 1/250 para que, en caso de tener necesidad de utilizar el flash, poder hacer uso del mismo ya que es la velocidad máxima de sincronización. El flash lo utilizo principalmente para suavizar sombras. El Balance de Blancos me lo resuelve bastante bien la cámara por lo que lo dejo en manual. Si hay sombra, suelo poner el ISO a 400 o incluso a 800 aunque cada uno tiene que conocer el límite de su cámara.
Mi equipo: por lo general, para fotografía macro, utilizo la Olympus Pen-f en la que tengo configurado un banco específico para macro, 20 mpx de resolución y con 81 puntos de enfoque me resuelven cualquier problema para enfocar en cualquier parte de la pantalla. Por lo general enfoco a través del visor electrónico, donde dispongo de toda la información necesaria, como si se tratara de la pantalla trasera, incluso para comprobar los resultados. El aviso de altas luces y sobras junto con un histograma en directo, me ayudan a la hora de fijar los parámetros, además de que en el propio visor, estoy viendo como quedara de expuesta la fotografía. En ocasiones y para tomas a ras de suelo, me aprovecho de que la pantalla es abatible y desde la propia pantalla puedo, al ser digital, enfocar y disparar, sin necesidad de echarme al suelo, dando muy buenos resultados.

Olympus Pen-f  M.Zuiko 60 macro f/5  1/400  Iso 200

Cómo objetivo, utilizo principalmente el M. Zuiko 60 f2.8 macro (120mm para FF). Un objetivo pequeño y muy versátil, con gran nitidez y que a veces he utilizado incluso para retratos. También utilizo el M.  Zuiko 40-150 f2.8 junto con el duplicador MC-14 1.4x, ideal para evitar acercarte a insectos, que, aunque algo más grande, tampoco tiene un peso excesivo para ser un f2.8

Olympus Pen-f M.Zuiko 40-150 f2.8 f/4  1/250   Iso 400

Olympus Pen-f  M.Zuiko 60 macro f/4  1/160   Iso 200

El Flash que utilizo, es el Olympus FL-14, puesto sobre la zapata de la cámara, me resulta útil para levantar sombras
Las imágenes las edito en Lightroom por la facilitad tanto de visualizarlas, como para seleccionarlas y editarlas, exportando las mismas en jpg a baja resolución 1200 px para el lado más largo y 72ppp


Olympus Pen-f  M.Zuiko 12-50 macro F/6  1/250   Iso 400

¿A que esperas para coger la cámara y salir al campo?...Incluso, si tienes plantas en la terraza en el jardín, a través del macro, podrás observar un diminuto mundo que nos rodea.

3 comentarios:

Guela dijo...

A practicarrrr

Evita besos y abrazos dijo...

Si, a practicar, que ahora en estas fechas hay muchos bichos para inmortalizar.
Eva

Patricia Blanco Budia dijo...

Wowww!! Me encanta el post, Javi!! Y las fotos son espectaculares!!! En España se han quedado mis objetivos macro, cuando vuelva me pongo a estudiarlos, jeje!! Besitos